Medidas de seguridad para la limpieza de tanques
  • 25
    Mar

Medidas de seguridad para la limpieza de tanques

Al limpiar los tanques para repararlos hay que actuar con sumo cuidado. Se deben adoptar medidas de seguridad pora evitar la inflamación de vapores o impedir que el personal pueda inhalar vapores tóxicos y tengan una deficiencia de oxígeno en el lugar de trabajo.

Las personas encargadas de realizar trabajos en tanques vacío deben conocer perfectamente los riesgos de incendio y explosición y los procedimientos necesarios para realizar las operaciones con la debida seguridad.

El método elegido para realizar con seguridad los trabajos en el tanque depende de varios factores tales como las características del líquido, las dimensiones del tanque, la inflamabilidad y reactividad de los residuos y el tipo de trabajo a realizar. En muchos casos, cuando se trata de productos reactivos, es necesario consultar con el fabricante los procedimientos recomendados para mayor seguridad durante la limpieza.

 

Eliminación de vapores inflamables por desplazamiento o sustitución

Este método, llamado también purgado, puede realizarse de varias formas:

Desplazamiento con agua: Si se sabe que el líquido inflamable contenido con anterioridad puede desplazarse fácilmente mediante agua, o es soluble en ella, es posible eliminarlo por completo llenando y vaciando varias veces el tanque con agua. Hay que repetir las maniobras varias veces hasta que las pruebas con un explosímetro indiquen que han desaparecido los vapores.

Desplazamiento con aire: Muchas veces se pueden eliminar los vapores inflamables purgándolos con aire mediante dispositivos tipo venturi, con ventilación de baja presión que mantengan una atmósfera segura a través de una ventilación continua. Los dispositivos para expulsar vapores mediante aire deben limitarse a los accionados por vapor o aire, por motores eléctricos homologados para ser empleados en atmósferas de este tipo.

Desplazamiento con un gas inerte: Si se puede disponer de nitrógeno o de dióxido de carbono en bombas de baja presión o en forma sólida, en cantidad suficiente, se pueden utilizar para purgar los vapores inflamables de los tanques, eliminando así el riesgo de que la mezcla vapor- aire en el interior pueda alcanzar los límites de inflamabilidad.

 

 

Eliminación de residuos

Los residuos líquidos o sólidos pueden emitir vapores inflamables durante la realización de trabajos en caliente. Por ello deben ser reliminados limpiándose con vapor, productos químicos o cualquier otro método adecuado. Para limpiar con vapor, conviene utilizar un caudal adecuado que supere el porcentaje de condensación y establecer una conexión eléctrica entre la boquilla de vapor y la envoltura del recipiente. La limpieza con productos químicos puede ser utilizada para eliminar residuos, pero provoca riesgos para la salud del persona,l exigiendo la adopción de las precausiones necesarias.

Con una ventilación adecuada y continua durante todo el tiempo de trabajo se consigue mantener la concetración de vapores dentro de un límite seguro. Para evitar incendios o explosiones, es necesrio vigilar continuamente el espacio que ocupa el vapor.

Deben adoptarse ciertas precausiones especiales para eliminar cualquier fuente de ignición en la proximidad del recipiente o en la trayectoria de los vapores desplazados.

Las pruebas para detectar la existencia de vapores inflamables constituyen la fase más importante de la limpieza. Deben ser realizadas antes de comenzar cualquier modificación o reparación, inmediatamente después de iniciar operaciones de soldadura y oxicorte o trabajos que produzcan calor y, con cierta frecuencia durante la ejecución del trabajo. Las mediciones se deben realizar con un explosímetro que funcione correctamente y proporcione datos fiables.

Al utilizar gases inertes se debe medir el contenido de oxígeno en el tanque para decidir si la situación es peligrosa. La medición de oxígeno se puede hacer directamente con un indicador de oxígeno o bien con un indicador que muestre la concentración de gas inerte. Las personas que realicen pruebas deben estar perfectamente capacitadas y conocer con exactitud el manejo y las limitaciones de los equipos utilizados.

Cuando es necesario realizar trabajos en caliente en pequeños tanques, la concentración de los vapores inflamables debe ser casi nula. Al realizar trabajos de soldadura el calor puede evaporar cierta cantidad de líquido y crear una mezcla de vapor- aire inflamable en el recipiente provocando así una explosión.

En el caso de que se hayan almacenado materiales tóxicos se deben realizar pruebas adicionales para averiguar si la atmósfera es o no peligrosa para la salud de las personas.

Dejar un comentario